Salsa de soja Kikkoman: ¡sin OGM, garantizado!

Las habas de soja de Kikkoman, sin ningún tipo de modificación genética

Damos gran importancia a la calidad y al origen de nuestras materias primas, así como a la producción natural. Porque son nuestros ingredientes de primera clase los que dan a todas las salsas de soja Kikkoman su sabor característico y versátil. Por eso prescindimos de aditivos artificiales en todas las salsas y solo procesamos soja sin OGM. Esto hace que todas las salsas de soja Kikkoman sean un condimento completamente natural: sin OGM, seguro y delicioso.

¿Con o sin OGM? La etiqueta lo revela

Las tres letras "OGM" significan "organismos genéticamente modificados". Kikkoman sólo procesa habas de soja que "libres de OGM" o "sin manipulación genética". Una clara marca de calidad. Todos los alimentos, ingredientes y aditivos producidos directamente a partir de plantas modificadas genéticamente deben estar etiquetados dentro de la UE. La indicación "modificado genéticamente" o "derivado de un organismo modificado genéticamente" en la lista de ingredientes o en la etiqueta puede utilizarse para identificarlos. No obstante, esto no se aplica a los productos de origen animal como la carne, la leche o los huevos. La buena noticia: las salsas de soja Kikkoman tienen la garantía de estar libres de OGM.

¿Sabía que...?

La salsa de soja Kikkoman se produce solamente con cuatro ingredientes cuidadosamente seleccionados: agua, soja, trigo y sal. No contiene ningún aditivo artificial y, aun así, no pierde ni una gota de sabor.