Compartir en Google+:

México descubre la Salsa de Soja naturalmente fermentada de Kikkoman

México es el "el hogar de los chiles". Pero también es mucho más que eso: la cocina tradicional del país combina influencias precolombinas y españolas, así como también francesas, árabes y caribeñas, entre otras. Además de los chiles suaves o picantes, hay muchas otras frutas y verduras en el menú, como el maíz, los frijoles o los aguacates.

Además, dependiendo de la región, la carne y las aves de corral se sirven tan a menudo como todo tipo de pescado fresco. El plato nacional mexicano es el Mole Poblano con Pollo: se trata de un plato de ave que se sirve con una salsa de chile, varias especias y un "ingrediente secreto": un poco de chocolate.

Una deliciosa combinación de dos cocinas tradicionales

Al igual que la cocina japonesa, llamada Washoku, la cocina mexicana también es reconocida por la UNESCO como patrimonio cultural inmaterial del mundo. Y ambas se complementan sorprendentemente bien: pruebe salsa para mojar la próxima vez que quiera comer nachos.

O prepare su chili mexicano con Salsa de Soja naturalmente fermentada de Kikkoman, ¡un festín para el paladar! Y otro consejo más: gracias a su umami, nuestra Salsa de Soja naturalmente fermentada les da ese toque extra a las albóndigas en salsa de tomate y al chile poblano (pimiento verde relleno). ¡Déjese sorprender!

Cocina mexicana rápida

Muchos platos de la cocina mexicana también son adecuados cuando hay prisa. Los tacos, por ejemplo, son un tentempié mexicano también muy popular en este país: estas tortillas de maíz enrolladas se pueden rellenar al gusto con varios manjares y están listas en un abrir y cerrar de ojos. Como alternativa, otra elección estupenda para picar son las finas tortillas de trigo, que en México se sirven calientes y a menudo también rellenas.