Compartir en Google+:

Disfrutar sin carne

¿Piensa que la cocina vegetariana es repetitiva? ¡No tiene por qué serlo! Déjese sorprender por lo contrario. Y es que, incluso sin carne, se puede dotar de magia a los platos. Los principales elementos de la cocina vegetariana son la frescura y la variedad. 

¿Por qué decidirse por lo vegetariano?

Mucha gente se alimenta sin carne. Los motivos son con frecuencia diferentes, aunque uno siempre está presente: la cocina vegetariana, además de tener una rica oferta culinaria, es muy saludable. El alto contenido en cereales, verdura y fruta aporta a los vegetarianos más fibras vegetales, vitaminas y sustancias vegetales secundarias. En una alimentación consciente, ahondamos más en la selección de los alimentos. Aunque hay que ser precavidos: los que no consumen carne ni pescado, deben compensar ciertos nutrientes. Sobre todo las proteínas, vitamina B12 y D, hierro, yodo y ácidos grasos Omega-3.

Vegetariano todo el año

Los que compran verduras frescas, prefieren las de su propia región. Entonces ¿qué verduras se recolectan en cada estación? Ofrecemos un pequeño resumen de todo el año:

Verduras de primavera

La primavera ofrece una gran variedad de verduras regionales y de temporada. Destacan los espárragos. De mediados de abril a junio podremos comprar espárragos en todos lados. Pero lo que la mayoría no sabe es que los espárragos verdes y blancos están deliciosos también crudos, cortados en finas láminas. En primavera, también encontramos espinacas frescas del campo. Las hojas verdes están tan tiernas que se pueden tomar crudas en ensalada. En mayo y junio podemos disfrutar de las verduras típicas de primavera como zanahorias, guisantes, rabanitos o cebollas.

Verduras de verano:

En verano, la mesa se llena de colores: podremos adornar los días cálidos con jugosos tomates rojos, pimientos amarillos y verdes, así como berenjenas. La cocina mediterránea ofrece muchas verduras de verano diferentes. En rodajas, fritas, a la parrilla, rellenas: con la salsa de soja natural de Kikkoman, le garantizamos platos exquisitos.

Verduras de otoño

En otoño encontramos raíces, tubérculos y coles. Y, como es natural, no pueden faltar las patatas. No en vano son la base perfecta para las sopas vegetarianas o los sabrosos gratinados otoñales. Pero la cebolla, los puerros y la remolacha, que se pueden disfrutar en todas las estaciones, tienen también cabida en esta lista. No debemos olvidar la calabaza como guarnición otoñal o para una crema caliente.

Verduras de invierno

En invierno vuelve el tiempo de las coles. Encontraremos en la lista de la compra coles de Bruselas, coliflor, col lombarda, brécol y repollo. Pero no todo debe limitarse al clásico rehogado: con la salsa de soja natural podemos crear platos con un toque exótico que harán las delicias de todos. Queda ideal con cualquier verdura de invierno: grelos, puerros, cardos, remolacha …  

Tipos de vegetarianismo

El vegetarianismo se remonta al filósofo Pitágoras (aprox. 570-510 a. C.). Según sus enseñanzas, el ser humano debería alimentarse sólo o preferiblemente con alimentos de origen vegetal. Existen varios tipos de vegetarianismo: 

Los ovo-lacto-vegetarianos añaden a su dieta de frutas y verduras, huevos y productos lácteos; no comen pescado ni carne. Los que no consumen productos lácteos pero sí huevos, se denominan ovo-vegetarianos. Quien, sin embargo, renuncia a los huevos pero toma leche, se denomina lacto-vegetariano.

Los pisci-vegetarianos (también ovo-lacto-pisci vegetarianos) no comen carne pero sí pescado y otros tipos de alimentos procedentes de los animales. 

Los veganos rechazan cualquier producto de origen animal, incluidos los huevos, productos lácteos, la carne y la miel. No visten ropa ni zapatos de piel.

Los frutarianos sólo consumen alimentos de origen vegetal. Sólo emplean ingredientes en cuya recolección no se dañe la planta. Éste es el caso de las frutas, frutos secos y semillas.