Compartir en Google+:

Alimentación sin lactosa

En muchos países del mundo, los productos lácteos forman parte de la alimentación básica. En Europa especialmente, hay poca gente que no tenga leche, yogur, etc. en su dieta. El calcio es importante para la formación de los huesos y los dientes. Sin embargo, algunas personas deciden prescindir de los productos lácteos y otras, por tener intolerancia o incluso alergia a la lactosa, se ven obligadas a encontrar alternativas, ya que una mínima cantidad de lactosa en la digestión puede provocar molestias como, por ejemplo, náuseas y dolor de estómago. Tanto si ha decidido alimentarse sin lactosa, como si no tiene otro remedio: una alimentación sin lactosa no es nada complicada. A continuación damos información y algunos consejos útiles para dominar el día a día sin productos lácteos.

¿Qué es realmente la lactosa?

La lactosa es el azúcar de la leche que está presente de forma natural en la leche de los mamíferos y, por consiguiente, en todos los productos lácteos en los que se haya utilizado esta leche.  Para que el cuerpo pueda aprovechar la lactosa, este azúcar debe descomponerse. Para ello, nuestro cuerpo crea la enzima llamada lactasa. Cuanto mayores seamos menos lactasa producirá nuestro cuerpo. Cuando la cantidad de lactasa producida es insuficiente, se habla de una intolerancia debido a que la lactosa no se puede descomponer. Las personas con una intolerancia padecen a menudo dolor de estómago, náuseas o vómitos. Para evitarlo, muchas de ellas toman productos de sustitución o renuncian por completo a los productos lácteos.

Alimentación con intolerancia a la lactosa

Para disfrutar de una vida cotidiana sin molestias, actualmente hay una gran variedad de productos en cuya elaboración ya se ha descompuesto la lactosa añadiendo enzimas de lactasa. De este modo, solo quedan restos de lactosa que incluso con intolerancia se pueden digerir. También en los productos de panadería, platos precocinados, embutidos, etc. se pueden encontrar trazas de lactosa. Habría que prestar especial atención a qué ingredientes contienen los alimentos. Los productos que tienen suero de leche en polvo, leche entera o desnatada en polvo, así como cualquier otra forma en la que pueda aparecer el suero de leche tienen fundamentalmente un porcentaje de lactosa. Aquellos que no quieran pasarse a los caros productos de sustitución como la leche sin lactosa o la bebida de soja, pueden abastecer el cuerpo artificialmente con comprimidos de lactasa. Estas pastillas introducen las enzimas que el cuerpo necesita para descomponer la lactosa. Hoy en día estos comprimidos ya se pueden encontrar en farmacias y parafarmacias.

Alimentación sin lactosa con Kikkoman

Hay una buena noticia para todos los fans de Kikkoman con intolerancia a la lactosa: ninguna de nuestras salsas ni marinados contiene lactosa. No hay nada que impida que puedan disfrutar sin límites de nuestras salsas. Además, en nuestra variedad de recetas encontrará varias completamente sin lactosa.

La ausencia de lactosa queda garantizada, así que ¡a disfrutar!