Compartir en Google+:

Una marca, infinitas posibilidades

 

Kikkoman es una de las pocas marcas auténticas entre las salsas de soja. Conocida en todo el mundo y apreciada por su calidad, la salsa de soja fermentada naturalmente condimenta desde hace siglos la cocina asiática, y sobre todo, la cocina japonesa. Entretanto, la salsa de soja fermentada naturalmente de Kikkoman enriquece como condimento versátil la cocina de muchos países, desde la mediterránea hasta la escandinava, desde la asiática hasta la americana. No en vano es Kikkoman el líder mundial del mercado en el sector de la salsa de soja.

 

Todo está en el nombre

 

El nombre Kikkoman tiene un significado especial, al igual que muchos nombres de origen japonés. “Kikko” significa caparazón de tortuga y “man” quiere decir 10 000. Según una leyenda japonesa las tortugas viven 10 000 años y simbolizan fortuna, éxito y una larga vida. ¡Todo lo que puede desear una empresa! A partir de estas reflexiones nació hace muchos, muchos años el nombre “Kikkoman”, y también el logotipo. Puesto que el característico hexágono está compuesto por un caparazón estilizado de tortuga y los caracteres kanji japoneses para la cifra 10 000, simbolizando así la unión de “tradición” e “innovación”.

 

Un logotipo vital y fresco

Todas las botellas de Kikkoman están adornadas con el famoso logotipo negro de Kikkoman. Desde el año 2008 existe adicionalmente un logotipo de la empresa de color naranja. Un color cálido, que evoca el sol y las llamas, y representa “buena salud”, “frescura juvenil” y “vitalidad”. Pero lo especial del nuevo logotipo es que el color naranja estimula el apetito.