Compartir en Google+:

La historia de la salsa de soja

Durante siglos ha habido personas en los países occidentales y orientales que han buscado vías para conservar los alimentos. La experiencia les enseñó que la sal no solo hacía duraderos los alimentos, sino que también mejoraba el sabor. 

En la Antigua China se conocían los alimentos conservados y los correspondientes condimentos bajo la denominación "jiang" y son probablemente los precursores de lo que hoy conocemos como salsa de soja. Se produjeron diferentes clases de "jiang" de carne, mariscos, verduras y cereales. De todos estos ingredientes, los cereales eran los más fáciles de adquirir y de elaborar. Por este motivo se desarrolló el "jiang" del haba de soja y en especial del trigo más rápidamente que las demás clases. En algún momento se comenzó también en Japón y otros países vecinos de China a producir "jiang" de cereales. Se dice que nuestra salsa de soja actual proviene de este condimento.

Después de la introducción en Japón, se modificó mucho el posterior desarrollo y elaboración del "jiang". A mediados del siglo XVII se había establecido el procedimiento para la fabricación de la salsa de soja naturalmente fermentada y comenzó a extenderse por todo el país.