Compartir en Google+:

La historia de Kikkoman

Desde mediados del siglo XVII a mediados del siglo XVIII floreció la producción de salsa de soja dirigida por las familias Mogi y Takanashi en la ciudad de Noda en la prefectura de Chiba. Este fue el lugar de nacimiento de Kikkoman.

Noda está situada en la llanura de Kantō, en su día una de las mayores zonas de cultivo de soja y trigo. Debido a que la cercana ciudad de Edo (la actual Tokio) se convirtió en la capital de Japón, creció la población de esa región, por lo tanto era fácil el aseguramiento de la mano de obra. Además de las ventajas geográficas, en Noda se había desarrollado el transporte fluvial gracias a sus dos grandes ríos, el Tone y el Edo. Esto simplificó el suministro de los ingredientes, mientras que los productos elaborados podían ser llevados para el consumo masivo a Edo.

Documentos históricos demuestran que en Noda se unieron 19 productores de salsa de soja para suministrar su salsa de soja principalmente a Edo. Hasta mediados del siglo XIX se desarrolló Noda para convertirse en el mayor productor de salsa de soja de la región de Kantō.

La expansión mundial de la salsa de soja Kikkoman

A mediados del siglo XVII los comerciantes comenzaron a exportar salsa de soja japonesa a ultramar. La exportación de la salsa de soja Kikkoman no comenzó hasta mediados del siglo XX, después de finalizar la segunda guerra mundial, pero la actividad comercial de Kikkoman en el extranjero continuó desarrollándose rápidamente. Después de la guerra, en Japón vivieron fuerzas de ocupación, periodistas y otros extranjeros. Ante el hecho de que estas personas se acostumbraban a la cocina japonesa y a su imprescindible salsa de soja, Kikkoman reconoció un gran potencial en la expansión hacia ultramar.

En 1957 Kikkoman abrió su primera sucursal de ventas en San Francisco, EE. UU. Kikkoman construyó en 1972 en EE. UU. su primera planta de producción en ultramar, para satisfacer la demanda continuamente creciente. Después del éxito en el mercado estadounidense, Kikkoman estableció su red de producción y ventas en todo el mundo. 

En 1979 se fundó en Düsseldorf la primera sucursal de ventas europea. En 1997 se abrió una nueva fábrica en la ciudad holandesa de Sappemeer.

La misión y sueño de Kikkoman es convertir la salsa de soja naturalmente fermentada en un condimento estándar mundial.