Compartir en Google+:

Características de la salsa de soja Kikkoman

La salsa de soja Kikkoman se fabrica con ingredientes cuidadosamente seleccionados. Su fino aroma está compuesto por unos 300 componentes diferentes. La equilibrada mezcla de los cinco sabores básicos acaricia el paladar.

Los clientes de Kikkoman en todo el mundo saben apreciar este condimento no solo en los platos asiáticos, sino también en los platos del mundo occidental. Esto se demuestra también por el hecho de que la salsa de soja de Kikkoman la disfrutan en más de 100 países.

¿Qué hace tan especial a la salsa de soja Kikkoman?

1. Color

Color marrón rojizo transparente único

El magnífico y típico color es el resultado de la llamada "reacción de Maillard", que comienza de dos a tres meses después del inicio de la fermentación. Gracias a ella se combina la glucosa y otros tipos de azúcares con los aminoácidos para formar un pigmento marrón, la melanoidina que proporciona a la salsa de soja su hermoso color.

La salsa de soja se oscurece con la oxidación, es decir con el contacto con el oxígeno. Un almacenamiento a bajas temperaturas impide esta reacción. Por ello recomendamos que, después de abrirla, se guarde la salsa de soja Kikkoman en el frigorífico.

2. Sabor y umami

Armónica combinación de los cinco sabores básicos

En Japón se considera desde hace siglos la salsa de soja como componente irrenunciable de la cocina japonesa.

¿Porqué es la salsa de soja Kikkoman uno de los aderezos preferidos en todo el mundo?

Muy sencillo, por su sabor.

La armónica combinación de los cinco sabores básicos dulce, ácido, salado, amargo y umami, y su estado de equilibrio, le proporcionan a la salsa de soja Kikkoman su delicioso sabor.

Umami: el quinto sabor

La salsa de soja es especialmente rica en componentes umami naturales que se producen durante el proceso de fermentación. Estos componentes están compuestos por unos 20 aminoácidos diferentes que se producen en la desintegración de las proteínas de las habas de soja y del trigo en el mosto “koji”.

Descubra más sobre el umami

3. Compleja variedad de aromas

Durante el proceso de fermentación, que dura varios meses, se producen unos 300 componentes de aromas diferentes, entre ellos aromas que recuerdan flores, frutos, whiskey y café. Cada uno de estos 300 componentes está en cantidades tan pequeñas que no puede identificarse individualmente. Pero todos los componentes juntos proporcionan a la salsa de soja Kikkoman su extraordinario e inconfundible aroma.

El aroma de la salsa de soja tostada estimula el apetito. Y es precisamente este aroma el que ha convertido la salsa de soja Kikkoman en uno de los aderezos preferidos en todo el mundo.

4. Sistema de evaluación legal para la salsa de soja en Japón

En el mercado japonés las salsas de soja se clasifican según el Japanese Agricultural Standard (JAS) de acuerdo con su contenido total de nitrógeno/proteína. Esta clasificación indica cuanto umami contiene una salsa de soja.

Contenido Nitrógeno total Proteína
Contenido especialmente elevado > 1,50 > 9,38
Contenido elevado> 1,35 > 8,44
Contenido estándar > 1,20 > 7,50

Observemos la salsa de soja de Kikkoman:

La salsa de soja Kikkoman contiene 10 g de proteína por 100 ml. Con ello queda clasificada definitivamente en la categoría de "contenido especialmente elevado".

Así comprobará la calidad de la salsa de soja

En el supermercado puede comprobar la calidad de una salsa de soja antes de la compra.

Compare primero los datos nutricionales, en especial el contenido de proteína. Generalmente se considera que cuanto más elevado es el contenido de proteína, mejor es la salsa de soja.

Observe después la lista de ingredientes. La salsa de soja Kikkoman se compone solo de cuatro ingredientes naturales agua, habas de soja, trigo y sal. Otras marcas tienen a veces siete o más ingredientes. ¿Por qué? Esas marcas necesitan más ingredientes para producir más baratos sus productos y al mismo tiempo crear un sabor aceptable.

Resultado: cuando compre una salsa de soja de gran calidad preste atención al contenido de proteína y a que la lista de ingredientes sea corta.

En la mesa los fabricantes de salsa de soja comprueban la calidad con ayuda de tres criterios: color, sabor y aroma.